Estas fiestas volvieron a poner en discusión la utilización de pirotecnia estruendosa a modo de celebración. Las detonaciones no solo aterrorizan a las mascotas sino que los hiere y los mata.

Llegada la medianoche, los animales que no fueron cuidados por sus dueños o los perros callejeros, salieron a correr despavoridos por las calles porque el sonido de las bombas les genera tanto temor que se sienten morir. Algunos rompen las puertas, los que están atados suelen lastimarse y algunos hasta ahorcarse. Otros animales empiezan a correr por las calles y se pierden. Pero lo más terrible sucede con aquellos adorables canes que quieren atrapar o morder petardos y bombas que suelen tirar los niños  y adultos. Éste último caso es cruel. Los perros intentan atrapar la pirotecni y les termina explotando en la boca, lo que provoca la destrucción de la mandíbula y cara, con el consecuente desangramiento que los lleva a la muerte.

Vecinos de Reconquista, por ejemplo, subieron fotos de casos ocurridos este fin de semana que son impactantes a la vista humana, pero resultan necesarios para mostrar lo que nosotros mismos les hacemos.

IMÁGENES SENSIBLES. Si no resiste no siga observando. Gracias.