El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, pidió esta tarde la renuncia del funcionario encargado de la compra de alimentos para comedores que cerró una transacción a precios superiores a los de referencia.

Fuentes del Ministerio confirmaron a Télam que Arroyo le pidió la renuncia al secretario de Articulación de Política Social, Gonzalo Calvo, porque fue él quien autorizó la compra de azúcar y aceite a valores por encima de los “precios testigo” fijados por la Sigen, se informó oficialmente.

Por su parte el presidente Alberto Fernández afirmó en una entrevista televisiva el lunes por la noche que dio la orden de “no efectivizar ninguna compra de alimentos que no respete los precios máximos” estipulados en marzo para 2300 productos esenciales en el marco de la cuarentena obligatoria decretada para frenar el avance del coronavirus Covid19 en el país.

Fernández aseguró que cree “en la honestidad” de Daniel Arroyo y anticipó que el ministro de Desarrollo Social ya “dispuso abrir una investigación para ver qué pasó” en su cartera.

Mientras se buscan los detalles de lo ocurrido, el Presidente ratificó que “no se va a pagar” la compra de alimentos para el sector popular que hizo el Ministerio de Desarrollo Social, “y si alguno quiso hacer lo que no debía hacer, que se haga cargo”, sentenció.

“Esto no va a pasar, yo no voy a permitir que se pague lo que no se tiene que pagar”, aseguró el Presidente.

El Gobierno retrotrajo los precios de la mayoría de los productos esenciales a los valores que tenían el 6 de marzo, fecha en que se consideró que la pandemia de coronavirus aún no había fogoneado el acopio en el público, ni el aumento abusivo en los distribuidores y comerciantes.