Los restos humanos hallados en un canal de agua en Villarino Viejo, cerca de Bahía Blanca, corresponden a Facundo Astudillo Castro, el joven de 22 años que desapareció el 30 de abril pasado cuando salió de su casa en el pueblo de Pedro Luro para reencontrarse con su ex novia, con quien se había peleado recientemente. La información fue confirmada extraoficialmente a Infobae por fuentes del caso.

Sin embargo, desde el Equipo Argentino de Antropología Forense, a cargo del laboratorio de Genética Forense responsable del estudio en Córdoba, respondieron que no tienen información para aportar, que el informe sobre ADN no está terminado y que todavía no comunicaron nada a la familia, la primera que debe enterarse.

El cadáver fue encontrado al menos tres kilómetros de un puente ferroviario de la zona que había sido el foco de varias búsquedas, en un sector de bañados con distintas profundidades y sumamente complejo de transitar. Las fuerzas de seguridad comenzaron a rastrillar el lugar tras el aviso de lugareños, que vieron los restos flotando y se contactaron con las autoridades de inmediato.

Según indicaron fuentes cercanas a la investigación, se trataba de restos “esqueletizados”, en un avanzado estado de descomposición, y “con al menos 90 días de antigüedad”, que fueron entregados para su análisis al Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema y a los expertos del EAAF, que fueron convocados por el fiscal federal del caso, Santiago Ulpiano Martínez.

Facundo Astudillo Castro había desaparecido el 30 de abril pasado, cuando salió de su casa en la ciudad de Pedro Luro para reencontrarse con su ex novia, con quien se había peleado recientemente
Facundo Astudillo Castro había desaparecido el 30 de abril pasado, cuando salió de su casa en la ciudad de Pedro Luro para reencontrarse con su ex novia, con quien se había peleado recientemente
Los investigadores encontraron el cadáver semienterrado en un curso de agua en una zona conocida como Bahía de Ballenas, entre la localidad de General Daniel Cerri y Villarino Viejo, en el mismo lugar donde días atrás personal de la PFA (por orden de la Justicia federal, no interviene la Bonaerense) había realizado un rastrillaje en búsqueda del joven, que estuvo 107 días desaparecido.