Un grupo de funcionarios regionales de Evo Morales migró a la Argentina por el norte y se encuentran protegidos, motivo por el cual el gobierno nacional no dio a conocer sus identidades.

Así lo confirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al término de la reunión de Gabinete encabezada por el presidente Mauricio Macri.

“Ingresó un puñado de funcionarios al país”, informó Bullrich, como consecuencia de las crisis que atraviesa el país vecino tras el golpe de Estado contra Morales, quien recibió asilo político en México.

Bullrich ratificó, además, el envío de gendarmes del grupo Alacrán a Bolivia y Chile para resguardar las embajadas argentinas en sendos territorios vecinos.