Esta mañana se leyó la sentencia del emblemático juicio al ginecólogo Leandro Javier Rodríguez Lastra.

En su fallo, el juez Meynet lo encontró responsable de incumplimiento de funcionario público por su proceder en la atención de una joven víctima de violación que solicitó una interrupción legal del embarazo.

En los argumentos, el magistrado dijo que “cuando el embarazo viene de una violación se presume que la salud de la víctima en su concepto integral (bio, psíquico y social) se se ve afectada y que cualquier demora en la práctica u obstaculización de la ILE pone en riesgo la salud de la mujer”.
Además agregó que en tanto “Rodríguez Lastra es funcionario público cuando omite o incumple con la ley esta incurriendo en un dolo directo de manera intencional y con un plus subjetivo“.

Asimismo el juez Álvaro Meynet aseguró en el fallo que “Rodríguez Lastra no hizo lo que la paciente le solicitó, ni tampoco le brindó información acerca de lo que le estaba realizando“.

Sumado a eso la administración de antiabortivos indica que nunca tuvo intención de realizar la interrupción legal del embarazo abusando de su poder sobre una mujer en profundo estado de vulnerabilidad.

A la salida del tribunal el fiscal Santiago Márquez Gauna manifestó:

Ha quedado claro que ninguna creencia puede estar por encima de las leyes