Después de cinco años de la desaparición de Maxi Sosa, este lunes su abuela se sentará en el banquillo de los acusados.

Patricia Sayago está acusada de haber secuestrado a su nieto junto con su ex pareja a fines de diciembre de 2015. Al día de hoy no se sabe dónde está en el nene que ya tendría ocho años, ni qué fue de él.

El fiscal federal de Rafaela, Jorge Gustavo Onel, acusó a Sayago y a su ex pareja Ariel Malgueño, detenidos desde 2016, por la sustracción de Maxi y una falsa denuncia acerca de su desaparición.

El Ministerio Público Fiscal les atribuye haber sustraído al nenito de entonces tres años del poder de su madre Daniela, entre los días 18 y 21 de diciembre de 2015. En paralelo al juicio, persisten las medidas probatorias tendientes a establecer el paradero del niño y la investigación de un presunto tercer involucrado.

Del análisis de las constancias que obran en el expediente, el fiscal determinó que el 15 de diciembre de 2015 nació prematuramente el segundo hijo de Daniela motivo por el cual Maxi quedó circunstancialmente bajo el cuidado de su abuela materna.