Elisa Carrió reconoció este domingo la derrota del oficialismo en las PASO pero intentó transmitir confianza hacia octubre al asegurar que “no es mala la adversidad para Cambiemos porque nos quita la soberbia”.

La líder de la Coalición Cívica salió a hablar inmediatamente después que lo hizo el presidente, Mauricio Macri, y sola en el escenario, dijo: “No es mala la adversidad para Cambiemos porque nos quita la soberbia. No es mala la adversidad, mírenme a mí, espléndida, vieja, con 63 años. No es mala la adversidad. Lo que es malo es sentirse deprimido en la adversidad”.