El escándalo del viernes estuvo signado por la Antorcha Olímpica de Río 2016 y la decisión de la Comisión Organizadora de convocar a personajes ajenos al deporte para transportarla.

Por el lado argentino, por ejemplo, estuvo convocada la actriz y modelo Calu Rivero quien la llevó en sus manos en un trayecto de 200 metros. Los vecinos trasandinos tuvieron como representante a Germán Garmendia, un famoso youtuber.

Rápidamente este acto generó repudio por parte de todos los deportistas que se esfuerzan los 365 días del año y que no ven representado el espíritu deportivo en las personas convocadas para llevar un símbolo con tanta historia.

El atleta santafesino de salto con garrocha , Germán Chiaraviglio, fue tajante: “Me parece una vergüenza que Calu Riveron haya llevado la Antorcha Olímpica.”

Por su parte, el nadador olímpico, Federico Grabich expresó: ¿En qué parte del espíritu y valores del olimpismo metemos a Calu?

Quien le puso un paño frío pero sin dejar de marcar las diferencias fue el  gimnasta sanjorgense, Federico Molinari: “A los deportistas nos hubiera gustado que sea un deportista quien lleve la antorcha.”

 

Finalmente, la acusada se expresó tras las incontables críticas y dijo que lo hizo con “Espíritu olímpico”

“Hoy cuando lleve la #olympicflame lo hice con espíritu olímpico y pensando en los valores Olímpicos: excelencia, amistad, respeto y en el esfuerzo de los atletas”, expresó Calu.


Con la polémica en llamas, llegaron las explicaciones por parte del Comité Olímpico. Según justificaron, la convocatoria a Calu Rivero y Garmendia, de Chile, fue por la gran cantidad de seguidores que tienen en las redes.

Del mismo modo, los organizadores reafirmaron que será el correntino Crismanich quien porte la Antorcha en Río 2016.


¿Habrá terminado aquí la polémica?