El brote de coronavirus en Carreras, la pequeña localidad del sur santafesino, sorprendió a los santafesinos que manteníamos los contagios a raya. Rápidamente la localidad se cerró y volvió a fase 1 pero los 56 contagios tienen una sencilla explicación: el mate y el relajamiento de los cuidados, algo que últimamente se ve también –y mucho– en Rosario.

“En Carreras el mate (compartido) fue una constante, fue una gran vía de contagio”, advirtió la ministra de Salud, Sonia Martorano, en contacto con el programa Radiópolis (Radio 2). En tal sentido, la funcionaria apeló a no descuidar las medidas de prevención –distancia social, hiegene, uso de tapabocas y no compartir mate ni ningún otro elemento– y apeló a la responsabilidad individual.

La provincia, informó, sigue sin circulación comunitaria pero se encuentra en una situación complicada por la cercanía –desde el norte y desde el sur– con dos provincias con gran cantidad de casos de covid, como Chaco y Buenos Aires.

“Se nota el relajamiento”, lamentó Martorano e insistió que las restricciones que aún perduran, muy pocas en comparación a otros lugares, son sólo “ahora”. Controlada la pandemia hábitos tan argentinos como compartir el mate se reanudarán sin miedo ni peligro, pero ahora es sumamente necesaria la conciencia individual para proteger al colectivo.

“Parece como que acá a Santa Fe no llega (el coronavirus) y sí llega, lo que hoy no tenemos es la circulación comunitaria y tenemos que cuidarlo”, insistió.