Este lunes al mediodía se desarrolló en Tribunales santafesinos la audiencia imputativa contra J.A. Romero, el acusado por la violenta muerte de la comerciante de la ciudad de Esperanza, Gabriela Degiorgio.

Es el mismo Romero quien se presentó en una dependencia policial para entregarse y allí, en una primera declaración, admitió su responsabilidad en los aberrantes hechos.“Me buscan porque asesiné a la comerciante de Esperanza”, admitió.

El fiscal de Esperanza, Alejandro Benítez habló con la prensa al finalizar la audiencia y reforzó las versiones que circulaban al respecto. El asesino confesó y es el mismo que había atacado a otra mujer hace seis años en Santa Fe.

Según el funcionario judicial, Romero admite que abusó sexualmente de su víctima y que luego la golpeó hasta matarla. En los primeros detalles que se desprenden de la causa, Romero perpetró el asalto seguido de violación y homicidio para luego volverse en un remis a Recreo.

Atendiendo a la confesión a los distintos elementos probatorios que acelerarían la condena para este atacante bestial, los defensores aceptaron que ya se lleve a cabo la prisión preventiva sin necesidad de realizar otra audiencia.

Romero había salido en libertad este 2019 luego de purgar una condena por seis años robo calificado y abuso sexual contra una empleada de una panadería en Santa Fe Capital. Lejos de reinsertarse a la sociedad como un ciudadano de bien, no sólo volvió a delinquir sino que reincidió y mató.