Benjamín Biñale, el nene de 8 años que una semana atrás fue baleado en la cabeza cuando se disponía a jugar un partido de fútbol infantil, dio un paso clave en su recuperación este domingo al dejar la unidad de terapia intensiva y pasar a una sala común del Hospital de Niños Víctor J. Vilela.

El chico ya había conmovido a todos al despertase el jueves a la noche después de seis días inconciente –en coma inducido– y de un abrazo solidario al hospital de una multitud que se concentró para darle aliento. Desde entonces dejó entrever que en adelante su salud mejoraría a pesar del serio riesgo de vida que corrió.

El traslado a una sala de internación general fue confirmado por el secretario de salud municipal, Leonardo Caruana, que a través de su cuenta de Twitter destacó “el trabajo que lleva a cabo todos los días el gran equipo de todo el hospital” y también “el gran apoyo de su familia y de toda la comunidad”, además de “la fuerza y las ganas” de Benja.

El nene de 8 años recibió en su cabeza un impacto de bala de origen incierto cuando se preparaba para jugar un partido de fútbol el pasado 17 en el club Pablo VI. Sus padres, familiares y amigos se mantuvieron todos estos días en el Vilela orando y pidiendo por su recuperación.

Benjamín se despertó el viernes a la noche y pudo contactarse con sus padres. “Papá te amo, llevame a casa”, le dijo a su papá Javier, quien luego conmovido contó públicamente la gran novedad.