El jefe de la Policía de la Provincia de Santa Fe, Marcelo Villanúa, asumió la escalada de violencia urbana de las últimas semanas -en especial, los atentados a objetivos judiciales vinculados a la banda Los Monos- como una consecuencia del trabajo policial y judicial contra el crimen organizado.

“Desde el momento en que la Justicia ha intervenido fuerte y la policía ha dado una respuesta con detenciones, allanamientos, secuestros armas de fuego, vehículos, estupefacientes y dinero, se ha incrementado la violencia. Pero el mensaje es claro: se ataca las instituciones democráticas, en este caso de la provincia. La policía está a la altura de las circunstancias, tiene respuesta del Poder Judicial. Ahora mismo se están llevando adelante once órdenes de allanamiento, en la semana se hicieron más de 60 que van orientando la investigación”, dijo la máxima autoridad policial este viernes en la ex comisaría 1ª, de Juan Manuel de Rosas al 1300.

Villanúa defendió, no obstante, que la estadística de homicidios ha disminuido en comparación con otros años más violentos como el 2012 o 2014. Reveló, además, que el jueves hubo otro ataque a balazos por parte de pistoleros anónimos en Dorrego al 3800. El blanco fueron dos vehículos estacionados. 

“Es producto del accionar policial: allanamientos, detenciones, secuestros dirigidos por la Justicia, y entonces siempre a continuación vienen estos hechos. Esto es producto de la fuerte respuesta que se le dio a una banda narcocriminal con la detención que efectivizó el personal policial y la sentencia de la Justicia sobre cada uno de ellos”, interpretó en alusión a la banda Los Monos.

“Puede estar la sensación de que todo el trabajo desplegado no alcanza, pero el camino a seguir es este. En el primer semestre se detuvieron 12000 personas, y 900 fueron recapturadas. La mitad correspondió a Rosario: 5400 personas detenidas y casi 600 menores de edad. Se secuestraron 1300 armas de fuego”, enumeró.

Por otra parte, Villanúa exhortó a la población a “que colabore en la investigación, donde vea un vehículo sospechoso que se comunique, hay una línea 911, hay patrulleros en toda la ciudad, personal de PDI en vehiculos particulares y de civil, todos desplegados en el territorio”. 

El jefe policial indicó que la suspensión de licencias al personal de la fuerza de seguridad seguirá vigente hasta el 15 de octubre.