El kilo de pan pasará a venderse entre 45 y 50 pesos en el área metropolitana. En Santa Fe no se espera aumento.

En noviembre de 2015, antes de que asumiera el presidente Mauricio Macri, costaba 25 pesos.

El precio del pan registró un aumento acumulado de 83% entre noviembre de 2015 y febrero de 2017, y los principales factores que explican la suba son el incremento en el precio de la harina y en la tarifa del gas, sostuvo el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

El centro advirtió que el aumento de entre el 15% y 20% que percibe el pan a partir de este lunes “tendrá un fuerte impacto sobre la inflación de febrero”, dado que “representa el 2,87% del gasto promedio de los hogares según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) calculado por Instituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina (Indec)”.
En tanto, en Santa Fe no está previsto que esto ocurra. Tal como lo anunció el titular del Centro de Industriales Panaderos, Jorge Spasitch por LT10, “por unos meses no tenemos previsto aumentar el precio del pan, por el contrario, vamos a mantener el precio. El costo del kilo de pan ya es alto, por eso, de no aumentar de manera considerable el harina, luz o gas, los costos se mantendrán”.

Además, Spasitch agregó: “Actualmente el kilo de pan en Santa Fe sale $35, según cada panadería. Por eso, momentáneamente no queremos alarmar a la gente”.