Una supuesta cirujana le envió un audio furiosa a su agente inmboliaria por el “nivel” de sus vecinos. A pesar de haber gastado miles de dólares en un lujoso departamento en Nordelta, esta mujer encontró un insólito motivo para quejarse: sus vecinos toman mate. “La gente es de décima categoría, son unos grasas”, finaliza el mensaje.

“Yo soy una cirujana, una mujer normal, pero tengo determinados códigos de estética visual y de estética moral”, comienza diciendo el audio que se viralizó esta semana a través de las redes sociales, y sigue: “La gente no se ve mala, se buena, pero se ve que es gente que viene de barrios visualmente no muy buenos”.