Este sábado a las 2 de la madrugada efectivos de la Policía de Santiago del Estero acudieron al llamado de un grupo de adolescentes que habían matado a un animal extraño al que, por sus características físicas, “no habían visto nunca”.

En medio de un profundo nerviosismo, las menores relataron a los policías que habían oído ruidos que indicaban que sus mascotas estaban siendo atacadas y que al salir vieron a un animal de gran tamaño que provocaba daños en diversos inmuebles. Entonces lo atacaron a palazos hasta matarlo.
Cuando se acercaron, los agentes constataron que era un animal que no pertenece a la fauna autóctona: un Aguará Guazú. Perteneciente a la familia de los cánidos, presenta un aspecto parecido al de un zorro o un perro, pero más grande, con patas delgadas y alargadas. Su pelaje es marrón claro y tiene algunas motas negras y blancas.

Tras constatarse el hecho, la Dirección Provincial de Flora y Fauna, se hizo cargo de los restos del animal, mientras que la Policía efectuó rastrillajes por las inmediaciones para averiguar si el Aguará Guazú, estaba solo o en compañía de otro similar.

Por otro lado, se inició una serie de averiguaciones para determinar si el animal habría nacido o crecido en cautiverio en alguna propiedad de la zona, y así proceder en consecuencia a raíz de que se trata de un espécimen protegido y en vías de extinción, cuya situación es crítica debido a la invasión de su hábitat, la caza furtiva y la cría para comercializarlos como mascotas.