Nacido en Túnez antes de trasladarse a Francia, el atacante de 31 años de edad llevaba consigo armas de fuego y granadas en el interior del camión (no se sabe con certeza la autenticidad de éstas) pero no está relacionado con ningún grupo yihadista.

“Era conocido por la violencia y el uso de armas, pero no tenía vínculos directos con el terrorismo” señala una fuente policial.

Los investigadores se han trasladado a una propiedad en la zona de mataderos de Niza, donde se cree que se encuentra “la casa del asesino”.

Las autoridades confían en que, conociendo a su vecindario, se pueda dilucidar si Mohamed Lahouaiej Bouhlel actuó solo o no.

La policía está centrando su investigación en la forma de pago del alquiler del camión. Esta información resultará clave para averiguar si Bouhlel formaba parte de una red más amplia.