La temporada oficial para el avistaje de cetáceos comienza en junio y se extiende hasta diciembre, por lo que estos primeros ejemplares forman parte de un proceso paulatino hasta que se completa la población.

Al menos dos ejemplares de ballena franca austral fueron avistados en el golfo Nuevo por los guardafaunas del área protegida de “El doradillo”, una playa de arenas blancas cerca de la ciudad chubutense de Puerto Madryn, al sur de Península Valdés.

Los “adelantados” de la temporada fueron divisados a unos 15 kilómetros al norte de esa ciudad del noreste del Chubut, sobre el punto más occidental del golfo nuevo, y según escribieron hoy los vigías del mar en las redes sociales los ejemplares “se encontraban a unos 1.500 metros de la costa”.