El crimen de este miércoles en Villa Gobernador Gálvez tiene un tinte especial: fue realizado con una saña inusual, que se refleja en el hecho de que el cuerpo de la víctima presentaba 40 orificios de entrada y salida de balas. Es decir, el hombre fue masacrado. Esta ferocidad en el modus operandi también quedó expuesta en el triple crimen, cuando sin piedad, homicidas acribillaron a una bebita de un año y medio y a sus padres en plena calle.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmó el homicidio de Martín Sebastián Berton de 35 años. Según indicaron, a las 5 de la madrugada de hoy, la fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos en turno, Marisol Fabbro, fue informada del hallazgo de la víctima fallecida con múltiples disparos de arma de fuego dentro del vehículo Chevrolet Corsa gris en zona de calle Julio Argentino Roca y San Juan, de la localidad de Villa Gobernador Gálvez.

El Gabinete Criminalístico efectuó el relevamiento de la escena del hecho donde se secuestraron 35 vainas servidas calibre 9 milímetros y 5 plomos encamisados deformados en el interior del vehículo. Se solicitó relevamiento de cámaras en la zona, realización de pericia balística, planimetría, fotografía y toma de testimonios.

Según los primeros indicios recabados en las primeras horas del día, la víctima se encontraba en la zona para visitar la casa de un familiar. Hay medidas en curso en reserva para dilucidar la motivación e identidad de los agresores. Según los primeros exámenes médicos realizados en el lugar, el cuerpo presentaba más de 40 orificios –entre entrada y salida– . En tanto, se solicitó el traslado al Instituto Médico Legal para realizar autopsia.

La cantidad de balazos descargados contra la víctima imprime a este homicidio una crueldad y ensañamiento que se desprende también del ataque sufrido en Empalme Graneros, donde una nenita fue masacrada a tiros junto a sus padres. Las tías de la niña dijeron que fue atacada en el piso, cuando quiso salir corriendo.