Bajo un estricto hermetismo de las partes y tras una década de litigio, el heredero del emblemático escritor y dibujante Roberto Fontanarrosa, su hijo Franco, y su última esposa, Gabriela Mahy, lograron un acuerdo por la obra y el legado cultural de quien es parte de la idiosincrasia rosarina. El expediente que tramita en el Juzgado Civil y Comercial Nº 12 del fuero local presentó un avance fundamental, que le pondría fin a las diferencias entre las partes. La distribución de las regalías sería en un 65 por ciento a favor del joven músico radicado en Buenos Aires y un 35 por ciento para la viuda.

Con diez años de idas y vueltas, la resolución del conflicto entre la viuda de Roberto Fontanarrosa y su hijo Franco parece haber llegado a su fin. Entre las fojas del frondoso expediente por la obra del escritor, dibujante y humorista, quedó un fallo de marzo de 2013, en el que el juez Bellizia la hizo devolver a Franco 2.400.000 pesos percibidos por la reedición de la obra del dibujante.

E incluso en el marco de este conflicto se incluyó un litigio entre la histórica editorial que había publicado la obra del Negro, Ediciones de la Flor, y su hijo Franco.

Según fuentes judiciales, el único hijo de Fontanarrosa y su viuda finalmente acordaron las proporciones que recibirán cada uno en concepto de regalías y usufructo de la producción artística y literaria hecha por el rosarino. Franco tendrá un 65 por ciento, mientras que el 35 por ciento restante le corresponderá a Mahy.

El Negro murió un 19 de julio de 2007 a los 62 años víctima de una esclerósis lateral amiotrófica (ELA) diagnosticada en 2003. La ciudad lo despidió por las calles hasta que un grupo acompañó la marcha fúnebre hasta el Parque de la Eternidad y cada año se evoca el Día del Amigo en su memoria.

Fuente: LaCapital