Este lunes se cumple otro aniversario del fatal accidente que se llevó la vida de 10 personas, entre ellas 7 maestras que iban a dar clases. “La demanda del transporte en la zona rural es esencial y es parte de nuestro reclamo paritario”, dijo la secretaria general de Amsafé y Ctera, Sonia Alesso.

Hace seis años diez personas fallecían en el norte provincial: siete de ellas eran maestras que iban a dar clases desde Tostado a Villa Minetti y a San Bernardo. Eran jóvenes, recién titularizadas. Cerca de las 7, en un día de mucha niebla –como hoy- la combi en que viajaban chocó de frente con una camioneta que circulaba en sentido contrario por la ruta nacional 95, a la altura del kilómetro 810. Los conductores de ese vehículo, como el chofer de la traffic también murieron. Sólo sobrevivió un profesor de educación física. La tragedia hizo visible las condiciones del trabajo en la ruralidad. La secretaria general de Amsafé y Ctera, Sonia Alesso, recordó a las maestras y aseguró que aún está pendiente una respuesta integral al tema del transporte en las zonas rurales.
Luciana Vallejos, Nilda Ruiz, Valeria Valentini, Jésica Odiante, Andrea Zoae, Gladis Saavedra y Daniela Figueroa, los nombres de las maestras que dejaron su vida cuando iban a enseñar.

“Lo que pasó aquel lunes 27 de mayo de 2013 en Tostado es algo que difícilmente vaya a olvidar. Fue terrible. Estuvimos con los familiares, amigos, compañeros de las docentes”, expresó conmovida Sonia Alesso en diálogo con Redacción Rosario. Marcó que lo ocurrido es parte “de la demanda y de la lucha de los docentes de la ruralidad en toda la provincia”. En particular, la cuestión del transporte en el norte provincial, un problema que se profundiza en aquellas localidades que quedaron aisladas al dejar de funcionar el tren.

“Por eso la pelea del sindicato tiene que ver con el transporte gratuito y en el acceso (a los establecimientos educativos) no solamente para las y los docentes que van a dar clases, sino también en muchos casos de niñas, niños y jóvenes que asisten a las escuelas rurales”, dijo Alesso. Y señaló que más allá de la lucha que viene dando el magisterio por el transporte gratuito y seguro, aún el reclamo no está saldado y “muchas veces las docentes viajan en condiciones inhumanas”.

Tal como citó la dirigente sindical, se trata de una situación que se agrava cuando llega el invierno y la niebla vuelve las rutas verdaderamente peligrosas. “Estamos hablando además de rutas en muy malas condiciones, caminos llenos de maestras y maestros haciendo dedo porque no tienen auto, ni cómo llegar. La demanda del transporte es esencial”.