La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el secretario del área, Eugenio Burzaco, señalaron que en el país hay alrededor de 25.000 prófugos de la Justicia por su probada responsabilidad en distintos hechos.

La declaración surgió en la reciente presentación de informes en el Congreso ante la comisión bicameral de Seguridad Interior que preside el diputado Sergio Massa.

El Secretario, Burzaco,  precisó que de los 25.000 prófugos unos 6.000 son de índole federal y el resto por causas tramitadas en los tribunales ordinarios provinciales de los distintos distritos.

Otro dato sorprendente que se conoció en el informe es que el número se multiplicaría por cuatro si en el cálculo se incluye a los individuos que están fuera de la ley por “cuestiones técnicas” menos graves, como las denominó Burzaco. Si se suman, en ese caso el total asciende a 105 mil.

Hasta hoy, la cifra de personas prófugas o bien no estaba procesada en una misma base de datos o no había sido revelada. La determinación de colocar la búsqueda de prófugos entre una de las funciones principales de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) aparentemente mejoró la información.

¿QUÉ SUCEDE EN SANTA FE?

El ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, indicó que cuando hablamos de prófugos puede incluir desde individuos que se evadieron de un penal hasta presos que no retornaron de una salida transitoria, y también a personas que citadas por la Justicia, “quizá hasta por un delito menor”, no concurrieron a los tribunales y desaparecieron del lugar donde estaban residiendo.

Según Pullaro, en Santa Fe por ejemplo, el número de evadidos de las cárceles no supera los 50. Pero la cifra superaría el millar si se refiere a personas que han desatendido una citación de la Justicia sabiendo que quedarían detenidas en caso de presentarse ante el juez.