Antes del 14 de febrero, el 13, se celebra el Día del Amante, esto es relativamente nuevo y se debe a que, según una encuesta de la casa de citas extramaritales Ashley Madison, por lo menos en Reino Unido, el 71% de los hombres celebra con su “otra” pareja un día antes de San Valentín. El 42% aseguró que reservará un hotel y el 35% que irá a un bar antes de llegar a festejar a su casa o con la “oficial”.

Esta misma encuesta reveló que los infieles gastan más en los regalos o la celebración que hacen con su amanteque con su esposa o pareja formal, en promedio gastan $250 dólares en San Valentín comparado con un rango entre $400 a $600 dólares que invertirán con “la otra” un día antes, así lo informó Es Más.

Para no crear sospechas acerca de sus encuentros el Día del Amante, 55% de los hombres planean decir a sus esposas que estarán tarde en la oficina, mientras que el 42% de las mujeres dirán que saldrán de compras ese día.

Por otra parte, las esposas decepcionadas de aquellos maridos que fallan en el romance en San Valentín se espera que saturen el portal de infieles el 15 de febrero; pues durante los últimos tres años se ha dado un aumento de 161% en promedio de nuevos miembros del sexo femenino en este día específicamente, así lo señala Terra.

¿Por qué somos infieles?

De acuerdo con el psicólogo estadounidense Aaron T. Beck, citado en el Huffington Post, las mujeres son infieles debido a un origen adaptativo, con un amante aseguran mayor protección y recursos para los hijos; para los machos se debe a una mayor contribución genética para la próxima generación. ¿Será?