Una mujer de una ciudad de Córdoba resultó elegida como potencial madre adoptiva para las tres hermanas de 9, 13 y 15 años nacidas en el cordón industrial que estaban a la espera de una familia. Sobre 266 postulantes que respondieron a la convocatoria lanzada por la provincia, la Secretaría de Gestión Pública del Ministerio de Justicia elevó al juez de Familia de San Lorenzo Marcelo Escola un primer listado con posibles adoptantes y de esa selección surgió el nombre de esta mujer, una comerciante de alrededor de 40 años que llevaba “muchísimo tiempo” inscripta en el registro para adoptar de la provincia mediterránea. El primer encuentro entre ella y las chicas se dio el lunes pasado en un “espacio lúdico” de la ciudad. Y aunque las cuatro deberán transitar un cauteloso proceso de mutuo conocimiento, parece que ya brilló una chispa de amor.

La convocatoria nacional para hallar un hogar a las hermanitas, llegadas a esa instancia tras una infancia de extrema vulnerabilidad y actualmente alojadas en una institución, fue lanzada por Santa Fe a principios de mayo pasado, una vez agotadas las vías del Registro Unico de Aspirantes a la Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga) de la provincia y la red federal de registros.

Era la segunda vez que el Estado provincial tomaba una medida de ese tipo (ver aparte), abierta a todo el país, y la respuesta volvió a ser como la primera, muy contundente: en poco tiempo se anotaron como candidatos a madres o padres adoptivos 133 matrimonios, 33 parejas en unión convivencial, 66 personas solteras, 21 divorciadas, 7 separadas y 5 viudas